F.C BARCELONA SUPERCAMPEÓN DE EUROPA

Sevilla y Barcelona disputaron el título de la Supercopa de Europa el pasado 11 de agosto en Tbisili durante 120 minutos llenos de emoción y epicidad. “La mejor Supercopa de Europa que recuerdo” afirmaba la mayoría de los aficionados al fútbol, puesto que solo había que mirar al marcador (5-4) para confirmarlo.

La previa calentaba el partido entre la afición culé puesto que se hacía pública la suplencia de Pedro por Rafinha en el que sería su último partido internacional vestido de blaugrana.

El partido empezaba con un ritmo vertiginoso en el que el balón parado tendría el 100% del protagonismo. Éver Banega ( min 3’ ) y Leo Messi ( 7’ , 16’ ) anotaban de falta directa los tres primeros tantos del partido en el que parecía un duelo entre cracks argentinos. Tras adelantarse en el partido, el Barcelona se desenvolvía cómodamente en el terreno de juego generando una y otra ocasión de gol dirigida por el astro argentino. En el minuto 44, tras una acción en solitario y un buen chut, Luis Suárez ponía el balón en bandeja  a Rafinha que definía con facilidad y ponía el 3-1 que parecía casi sentenciar el partido.

Las buenas sensaciones culés no cesaban puesto que  poco después de comenzar la segunda parte, en el 52’ la zaga andaluza cometía un error garrafal que no despediciaría el mejor 9 del mundo. El 4-1 se alzaba en lo alto de Tbisili y la supercopa parecía tener dueño pero estabamos en la última media hora del encuentro y los entrenadores debían actuar de oficio renovando el 11 y demostrar quien ganaría ese duelo particular.  Mientras se preparaban los cambios, Reyes empujaría un buen envío de Vitolo al área y reduciría distancias, 4-2. Iniesta por Sergi Roberto y Konoplyanka por José Antonio Reyes sería el primer “versus” de decisiones entre Unai y Lucho, que tendría como vencedor al entrenador del conjunto sevillano ya que tan sólo 4 minutos después de su cambio, llegaría el tercer tanto del Sevilla que reducía al mínimo el marcador, 4-3. El duelo de entrenadores no hacía más que empezar y Luis Enrique optaba por adoptar un carácter más defensivo introduciendo en la cancha a Marc Bartra por Rafinha. Pero esto no hizo más que desatar la vena ofensiva de Unai que contraatacó con un doble cambio (Immobile por Gameiro y Mariano por Iborra, debutantes en partido oficial). De nuevo ganó la partida el de Fuenterrabía puesto que tan sólo 1 minuto después, uno de sus cambios, Konoplyanka ponía las tablas en el campo de la selección de Georgia. La prórroga era inminente y Luis Enrique observaba como iba perdiendo enteros.

Comenzaba el tiempo extra y el conjunto catalán necesitaba frescura en el campo puesto que su jugador insignia no se dejó ver en casi los 45 minutos de la segunda mitad. Esta frescura llegaría de los pies del mítico Pedro, que reactivó a todo el equipo y sacó la garra del campeón de europa anotando el quinto y decisivo gol del partido tras un rechace de una falta lanzada por Leo Messi.

El Barcelona se proclamaba supercampeón de europa pero la afición sevillista se mostraba , y no es para menos, orgullosa de su equipo. Andrés Iniesta alzaba su primera copa como capitán mientras que Pedro celebraba el que sería su último título europeo en la entidad blaugrana.

Barcelona-Supercopa-final-Sevilla_LNCIMA20150811_0149_5

Deja un comentario Cancelar respuesta