¡Ay, Lucho, Lucho!

CL0RNgyWgAAPQ92

Algo pasa en el País Vasco que provoca una revolución en cada alineación de Luis Enrique. A pesar de haber 8 meses y 4 títulos ganados de por medio, el partido de ida de la Supercopa de España no puede recordar más al tan sonado partido de Anoeta. Por aquel entonces era el 4 de enero y Lucho decidió realizar 5 cambios con respecto al ‘once titular’.

XI 1

El partido se resolvió con un gol en propia puerta de Jordi Alba en el primer minuto y con un Barcelona sin ideas incapaz de remontarlo, no precisamente por méritos del conjunto vasco. A partir de esa jornada, solo buenos resultados fueron cosechados por el equipo blaugrana hasta el 4-0 de hace 4 días.

En esta ocasión, realizar cambios en el 11 inicial eran estrictamente necesario tras 120 minutos durísimos contra el Sevilla de Unai Emery, 3 días antes, en donde los jugadores acabaron completamente exhaustos. Pero otra vez, el técnico confundió rotar con hacer cambios en exceso, y alineó a 6 jugadores diferentes a los del 11 de gala. Estableciendo una medular totalmente novedosa con Mascherano, Sergi Roberto y Rafinha en donde la creación y la estabilidad brillaba por su ausencia.

XI 2

De nuevo se vio a un Barcelona sin ideas en ataque y con una actuación defensiva ridícula por parte de los cuatro integrantes de la zaga (Alves, Bartra, Vermaelen y Adriano).

Es cierto que en el campo están los jugadores y son ellos los que ruedan el balón, pero a todo aficionado culé le queda ese sabor amargo al pensar que el técnico no hizo su trabajo correctamente, bien por creerse demasiado superior al rival o por no considerar el error que es hacer más de un cambio por línea. Sumado a todo esto, es innegable la gran actitud de los de Valverde que querían sumar su primer título, tres décadas después, a toda costa.

El aficionado culé solo puede considerar que Luis Enrique aprende de sus errores ya que tras el bochornoso 4-0 alineó a su 11 de gala para remontar el partido, pero obviamente era tarde. A pesar de su buena actuación, solo pudo sacar un 1-1.

Siempre es mejor equivocarse en una Supercopa y rectificar, que perder una liga o una Champions en el futuro por una decisión similar.

Deja un comentario Cancelar respuesta