Reparto de puntos en La Rosaleda entre Málaga y Sevilla (0-0)

IMG-20150821-WA0009-1

El Málaga de Gracia, ya se sabe, puede estar más o menos certero, pero no se le puede negar que compite. Ante un Sevilla más rodado y estructurado cada vez más a base de talonario demostró que con trabajo y tesón ningún rival lo tiene fácil. Esta vez la ambición hasta el último segundo no tuvo premio. La falta de puntería, el exceso de precipitación y un error arbitral (anuló un gol legal de Charles) impidieron que tantos remates quedaran en nada, aunque el notable alto en la faceta defensiva es un buen argumento para ilusionarse.

Que Gracia tenía analizado hasta el más mínimo detalle del Sevilla quedó patente al poco del comienzo, en un saque de puerta. Albentosa se desplazó casi hasta la banda contraria para evitar la prolongación de cabeza de Iborra mientras Tissone se situaba como central. No es fácil frenar a un rival que maneja todos los registros, pero en la primera parte el Málaga maniató al conjunto de Emery pese a jugar con sus tres delanteros (Amrabat, en una banda, y Cop y Charles, arriba). El trabajo defensivo fue encomiable, más allá de algunos despistes puntuales, sobre todo por parte de los extremos. Pero a cambio estos, con permutas habituales, también tuvieron efecto intimidatorio ante los laterales visitantes.

Gracia: “El gol de Charles es legal”

Anulan un gol legal por fuera de juego al Málaga
Era un partido con mucha tela que cortar, sin respiro, aguerrido (ahora se dice que de pierna dura), y la tensión fue evidente incluso hasta en los saques de falta del contrario, tratando de situar el balón siempre a conveniencia del defensor o el atacante. Al Málaga se le vio motivado desde el arranque, a veces desplegándose en oleadas al ataque con Sergi Darder muy liberado, casi como un medio punta más. Y cuando no, hasta Tissone se atrevía a superar las líneas enemigas. Había en el conjunto blanquiazul un punto de descaro combinado con cierta dosis de paciencia para encontrar huecos en el entramado sevillista. El primer aviso de Sergi Darder llegó precisamente tras una acción muy masticada. El cuadro visitante despertó, pero a Gameiro le faltó ajustar el punto de mira en dos ocasiones.

La presencia de un ‘nueve’ (Charles) le da al Málaga más variantes. Mientras Cop hizo una labor poco vistosa -también intermitente-, la movilidad del brasileño permitió recurrir al juego en largo en momentos de más presión adelantada del Sevilla y también contribuyó a crear situaciones ventajosas tanto por fuera como por dentro. Rosales y Boka se prodigaron con frecuencia y llevaron a la práctica otra consigna del técnico: tratar siempre de concluir la jugada. Los disparos se sucedieron -algunos tan inverosímiles como los de Amrabat, con muy poco sentido-, así como los intentos de paredes en la frontal. En uno de estos Cop puso a prueba los reflejos de Beto en la tercera aparición en ataque, y siempre con éxito, de un crecido Tissone.

En la segunda parte imperó más el respeto. Faltó decisión y sobró cautela. En el momento en que la jugada no se veía clara, los medios centro echaban el freno de mano para no perder la posición. Las parejas Tissone-Sergi Darder y N’Zonzi-Iborra se limitaron a guardar la viña, pendientes de mantener al menos un quinteto atrás para no pagar la subida de algún lateral. Boka, por ejemplo, irrumpió dos veces en la frontal, pero se le apagó la luz a la hora de elegir la mejor opción. El marfileño brilló más en sus apariciones en ataque que en la que debe ser su función primordial: defender. Casi nunca sigue la jugada y por eso Angeleri ejerció continuamente de Weligton con continuos cruces ante Vitolo que evitaron un roto. Solo una vez el argentino no logró llegar a tiempo y el canario obligó a Kameni a repeler un disparo a bocajarro.

La sustitución de Cop en el ecuador de la segunda parte y la entrada de Duda devolvieron al Málaga al sistema de la pasada temporada. Fue entonces cuando Amrabat se sintió más partícipe. Gracia dio incluso otra vuelta de tuerca y sacó de la banda al internacional marroquí (al navarro le gusta más por dentro) y protegió a Boka con la entrada de Juan Carlos, que se perfilaba como lateral izquierdo titular y que abrió el campo al máximo como extremo. El Sevilla, asfixiado tras la expulsión de Nzonzi, tuvo que achicar balones y perder tiempo en la recta final mientras el equipo blanquiazul se lanzaba a degüello por la victoria. Pero en esos minutos faltó cabeza y sobró corazón. Y también que Álvarez Izquierdo no anulara un gol legal de Charles.

FICHA TECNICA:

0- Málaga: Kameni; Rosales, Albentosa, Angeleri, Boka; Horta (Juan Carlos, minuto 79), Tissone, Sergi Darder (Juanpi, minuto 84), Amrabat; Cop (Duda, minuto 66) y Charles.

0- Sevilla: Beto; Coke, Rami, Krychowiak, Trémoulinas; Nzonzi, Banega (Ferreira, minuto 72); Vitolo, Iborra, Reyes (Konoplyanka, minuto 64); y Gameiro (Immobile, minuto 81).

Arbitro:
Álvarez Izquierdo (catalán). Amarilla a Sergi Darder (minuto 36), a Rami y a Charles (minuto 41), a Nzonzi (minuto 46), a Boka (minuto 63), a Ferreira (minuto 75), a Beto (minuto 79). Y roja a Nzonzi (minuto 68).

INCIDENCIAS:
Unos 26000 espectadores, entre ellos 800 sevillistas, han acudido al debut liguero en La Rosaleda.

Deja un comentario Cancelar respuesta